Esta semana no compartimos información de ningún animalito porque nos pareció más importante compartir con ustedes la importancia de criar a los pequeños con una perspectiva respetuosa hacia los animales, y en general, hacia la vida.

El ser humano es el animal más desarrollado. Nuestro cerebro alcanzó la evolución suficiente como para permitirnos desarrollar un lenguaje y modificar nuestro medio haciéndonos muy adaptables y por lo tanto la especie dominante. Sin embargo estas capacidades no fueron del todo positivas para muchas especies de animales que, por nuestra intervención en el medio ambiente, se han extinto.

La lista de animales extintos tan solo en el siglo pasado es muy larga e incluye animales como:

  • Pájaro Dodo

  • Delfín del Rio Chino

  • Tigre de Tasmania

  • Pájaro Carpintero Imperial

  • León del Cabo

  • Pinguino Gigante

  • Foca Monje del Caribe

  • Lobo Japonés

  • Rinoceronte Negro

Pero, tristemente hay muchos más.

Hoy, existen también muchísimas especies en peligro de extinción y la mayoría ha sido por la mala intervención de los seres humanos en su habitat.

Por eso es muy importante enseñarle a los pequeños que todas las acciones tienen una consecuencia y que algo que parece pequeño, como usar mucho plástico, en realidad está afectando a muchas especies que no nos han hecho absolutamente nada.

¿Qué podemos hacer para ayudar a los animalitos en peligro?

Reducir tu consumo de plásticos de vida corta: los popotes, palillos plásticos, envolturas y envases son productos que tienen una vida útil muy corta y los desechamos tras solo unos minutos de uso. Evítalos a toda costa.

Separa la basura: puede resultar tedioso pero si separas la basura se convierte en desecho que es más fácil de reciclar y poner el lugar adecuado. Recuerda que hace unos meses cambio la forma de separación aquí en la CDMX. Se debe separar en orgánico, inorgánico e inorgánico reciclable (cartón, vidrio, aluminio y papel)

Incluir más vidrio: el vidrio es un material 100 reciclable e higiénico. En la medida de lo posible prefiere en consumo de productos empacados en vidrio (mayonesa, catsup, aderezos, jugos)  y reutilízalos.

Apaga la luz: utiliza solo la luz y aparatos eléctricos que realmente necesites. Apaga las luces de los cuartos que no se estén ocupando y desconecta los aparatos que no estén en uso.

Lleva tus propias bolsas de tela: actualmente puedes conseguir unas bolsas padrísimas y muy resistentes en las que puedes transportar tus compras. Guarda unas en tu carro y siempre estarán disponibles cuando las necesites.

Usa menos tu carro: camina a más lugares. Por ejemplo encuentra un súper cercano o restaurantes a los que puedas ir caminando. Esto beneficia al planeta, a los animalitos, a la economía local y ¡a ti mismo!

Todas estás medidas ayudan mucho, especialmente si más personas lo hacemos, y cada vez que lo hagas estarás enseñando a tus pequeños el valor del respeto y la importancia de aplicarlo como un hábito de vida.